¿Problemas gráficos al jugar en tu PC?

Los usuarios de PC sabemos que jugar en compatibles a veces acarrea problemas. También sabemos que mejora la experiencia vs consolas -salvo contadas excepciones-. Aunque mucha gente aún prefiere las consolas y es fácil descubrir por qué. Los PCs son más complejos y la falta de una plataforma estandarizada al estilo consola a veces nos penaliza y nos impide disfrutar de una experiencia completa.

Aunque la situaciones extrañas al jugar en PC ocurren con cierta frecuencia, la mayoría de problemas se pueden englobar en ciertas categorías principales, Tengamos en cuenta, sobre todo en el modo online, que casi todos estos problemas tienen solución salvo los referentes al código del propio juego. En tal caso deberemos “rezar” para que la compañía parchee lo antes posible. Veamos algunos de los problemas más comunes y su solución posible.

Fallos visuales

Estos se definen en inglés como “artifacts” o “glitches”.  La geometría (composición de imagen mediante relleno de polígonos) puede desaparecer, estar mal construída, puede haber texturas que parpadeen, aparezcan pixeladas o mal coloreadas y muchos otros fallos que impedirán que la imagen se muestre en su plenitud.

Problemas como este suelen ser el resultado de una mala interpretación por parte de la tarjeta gráfica de los datos a representar en el juego. Los drivers anticuados a veces son la causa, pero también pueden serlo aquellos drivers en fase “beta” que no han sido certificados al 100%. Una búsqueda en Google sobre los fallos referentes a juegos y marcas de tarjetas gráficas (AMD, Nvidia, Intel) puede acercarnos a la causa del problema. Algunas páginas de interés:

Drivers de AMD

Drivers de Nvidia

Drivers de gráficos integrados de Intel

La otra gran causa de problemas gráficos puede ser tanto el fallo del dispositivo como su “sobrecalentamiento”. Si nuestra tarjeta gráfica se acerca mucho o excede los 100ºC pondremos en peligro componentes como la memoria o el núcleo de la misma, resultando fatal a medio plazo.  Conviene, si el punto anterior no soluciona el problema, emplear una de las siguientes herramientas:

TThrottle

Mide la temperatura de nuestra GPU (tarjeta gráfica) y CPU (procesador), con alertas configurables. Compatible con Windows 2003/XP/Vista y Windows 7. Admite 32 y 64 bit.

graphic (26K)

Gpu-Z

Una sencilla pero potente herramienta que solo nos permite, en general, contemplar información de los sensores de nuestra tarjeta gráfica. Pero se trata de una información exhaustiva, mostrando información de sensores que otros programas no consiguen calcular y con gráficos personalizables. Consume pocos recursos por lo que se puede ejecutar en segundo plano sin que “robe” mucho rendimiento al equipo. Po último, desde su pantalla principal tenemos un botón que nos permite salvar la Bios de nuestra tarjeta gráfica, en caso de que seamos “entusiastas” y estemos dispuestos a arriesgar un poco más y meternos en aspectos más avanzados.

Application Screenshot

Afterburner

MSI Afterburner es un software que funciona con cualquier tarjeta gráfica dedicada y con la mayoría de chips integrados. Ha alcanzado gran fama por sus potentes opciones de configuración y overclocking. Permite monitorizar cualquier elemento de la tarjeta gráfica: temperaturas, velocidades de reloj, velocidad de fotogramas (FPS) y crear una curva personalizada de ventilación para conseguir que la tarjeta sea más silenciosa o, al contrario, que el ventilador gire más deprisa y refrigere mejor.

Existen alternativas válidas como Sapphire Trixx (del fabricante de tarjetas Sapphire) y casi cualquier ensamblador hoy en día cuenta con su propia interfaz avanzada de control debido al auge del overclocking. Es cuestión de dirigirnos a la página web del fabricante y buscarla. También la podemos buscar en Google, pero procurad siempre descargarla de sitios fiables.

Si, como mencionamos en el paso anterior, los drivers son adecuados a nuestro modelo (y actuales) y las temperaturas son apropiadas, el principal motivo restante para encontrarnos fallos gráficos o comportamientos inesperados será el overclock (si hemos modificado las frecuencias de reloj de nuestra tarjeta) o el juego en cuestión, en cuyo caso deberemos acudir a los foros del desarrollador para conseguir más información.

Pero supongamos que tenemos problemas con muchos juegos. Deberemos ahora utilizar una herramienta de “test de estrés” en conjunción con nuestro software de monitorización:

Furmark

Se trata de uno de los muchos programas existentes que nos permiten testear la estabilidad de nuestra tarjeta gráfica, además de medir las temperaturas. Un programa como este es preferible a las soluciones que estresan todo el sistema o varios de sus componentes al mismo tiempo, ya que necesitamos centrarnos exclusivamente en la “gráfica”. Como se ve en la primera imagen, deberemos seleccionar el modo “Stability Test”. En la columna de la derecha, cuantos más componentes activemos, más severo será el “castigo” que reciba nuestra tarjeta gráfica.

Podremos ver si nuestra tarjeta gráfica se mantiene en un nivel seguro de temperatura y, al ser un gran demandante de potencia, este programa conseguirá que la tarjeta produzca fallos casi al instante (caso de que esté dañada o mal configurada)  De esta forma podemos descartar problemas mucho más rápidamente que en un juego, donde podrían pasar horas e incluso días sin mostrarse el fallo.

graphics card stability testtest graphics card stability

NOTA: Como hemos dicho, Furmark es un gran demandante de potencia y pondrá la tarjeta gráfica al límite. Bastan 5 o 10 minutos (como mucho) para que sea útil. Superar esa barrera puede ser algo peligroso. Si estáis experimentando problemas en muchos juegos o situaciones, es obvio que antes de nada hay desactivar cualquier “extra” de potencia que hayamos activado en la tarjeta, dejándola en sus relojes de fábrica. Si al monitorizar tarjetas recientes con Furmark observáis que las frecuencias cambian y/o se reducen, no os asustéis. Las tarjetas nuevas compensan el tope ” energía” que les es permitido gastar de esta forma y esto no ocurrirá en los juegos.

OCCT

Puede sustituir a Furmark en sus comprobaciones de tarjetas gráficas. Posee una herramienta activable que contará los errores gráficos producidos (pixeles no renderizados o mal renderizados) y amplia sus funciones a la CPU mostrando además información del sistema. Las mismas recomendaciones a tener en cuenta que con la anterior aplicación. Su uso prolongado en tarjetas gráficas puede ocasionar problemas.

Si queremos una solución “más suave” siempre podemos emplear una “prueba sintética” como Unigine Heaven  o 3dMark 11, pero no bastará con una pasada para estar seguros. En estos casos conviene realizar un bucle de al menos 3 a 5 pruebas para sacar conclusiones.

Por último, siempre existirán aquellos que defiendan a los propios juegos como plataformas de comprobación. Ocurre en algunos casos (extraños y pocos) en los que se supera una potente prueba sintética pero el juego de turno falla y la tarjeta gráfica goza de buena salud. En este caso, hay versiones reducidas de juegos que incluyen únicamente su plataforma de benchmarking y son gratuitas. ¿A tener en cuenta? Debe ser un juego actual, con un potente motor gráfico y deberemos activar las condiciones más duras que podamos (resolución mayor, antialiasing, filtros de imagen, texturas, etc) Como ejemplo citaremos la de Sniper Elite V2.

Anuncios

2 comentarios en “¿Problemas gráficos al jugar en tu PC?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Más problemas comunes al jugar online y como solucionarlos | Utiles PC

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s